Laguna del Quilotoa

Dejamos Baeza temprano, debíamos regresar a Quito. Ya que había hecho ese viaje y estaba cerca, me cruzo por la cabeza la idea de ir al Quilotoa, Hernán no podía, tenía que regresar a Guayaquil.

Ya en el terminal de Quitumbe (Quito), compre un boleto para Latacunga.

Una vez que llegué aquí era necesario tomar un bus a Zumbahua ya que no había uno directo al Quilotoa, fueron como 3 horas de viaje.  Al llegar almorcé un seco de borrego, de ahí fui donde estaban las camionetas que me llevarían. Hice el negocio con un señor y me llevó.

En la entrada del Quilotoa, había que pagar $1 para entrar,  el señor encargado de cobrar me dio un susto, cuando dijo que no tenía sueltos, y por lo tanto no podría entrar hasta que cambie el billete. Sin embargo a los pocos minutos consiguió cambio y dejo pasar a la camioneta.

Cancelado el valor de la carrera,  me acerque al mirador, finalmente pude ver la grandeza del paisaje.

P1000460      P1000478

P1000457

Sin embargo, este lugar ofrece mucho más, baje hasta la laguna, fueron como veinte minutos, el agua era de un color verde esmeralda, y tenía un sabor salado, tal vez debido a los minerales que se encuentran ahí.

P1000483     P1000489

P1000488

Saqué algunas fotos y descansé  un poco en unas bancas que habían en el lugar, de repente apareció un señor que me ofrecía hospedaje, converse un poco con él y me contó algo de su vida, terminada la conversación me despedí y regresé, la subida fue mucho mas complicada, considerando que el lugar esta a una altura de 3914 metros sobre el nivel del mar. Después de haber sudado la gota gorda y casi una hora mas tarde, pude subir.

Una vuelta más por el lugar y partí, haría la misma ruta para regresar. Era de noche cuando llegué a Latacunga, tome un bus a Quito, donde iba a pasar unos pocos días.

Anuncios