Deep Purple en Ecuador

Vi un anuncio de este concierto por internet pero pensé que era el de la primera vez que vinieron en el 2008, luego de escucharlo por la radio me puse las pilas, no todos los días se ve a una banda de este calibre, así que armé la maleta y al otro día directo a Quito.

Viernes 28 de Octubre del 2011, era bacán ver gente de todas las generaciones en el agora de la Casa de la Cultura, esperando la hora de esta anhelada presentación.

Abriría el concierto Hittar Cuesta, un guitarrista virtuoso, 100% talento ecuatoriano, aunque me queda con la pica de escuchar aves de acero, fue un gusto poder escucharlo.

Después de que Hittar terminó de tocar, pasaría un buen rato antes de que salga Deep Purple. Mientras esperaba sentado, conversaba con una metalhead que conocí en ese momento.

El concierto empezaría nada más y nada menos que con Highway Star, el ambiente era de pura energía, y no era para menos. Maybe I’m Leo, Strange Kind of Woman, vendrían después. Otro clásico que sonó fue Lazy.

Don Airey, nos sorprendió al tocar el himno nacional del Ecuador, tocó otra canción muy conocida, el santo de Quintana, nombre que me entere después de investigar un poco, ya que no lo sabía.

P1000951

Al terminar ese solo, les tocó el momento de interpretar una canción, que personalmente es una de mis favoritas Perfect Strangers, fue demasiado bacán, tanto así que en corto me puse a tocar mi teclado imaginario.

Luego de esto vinieron dos cañonazos, el primero fue Space Truckin’ y el segundo un tema que muy pocos han escuchado, Smoke On The Water, todo el ágora de  la Casa de la Cultura cantó con emoción esta canción, estoy seguro que más de uno debió haber esperado años incluso décadas para escuchar esta canción en vivo.

Ian Gillan se despide y abandonan el escenario, pero eso solo fue tal vez para tomar agua y coger aire, por que saldrían nuevamente para darnos más.

Se mandaron uno de sus primeros éxitos Hush, todos coreabamos el na na na na… Después de esto el maestro Roger Glover aprovechó para pegarse un solo, pero por las mismas vendría la última canción de la noche, un clasicazo Black Night, harto cabezeo y euforia con esta canción, ya para terminar Ian Gillan agradece a todos una vez más y se despide.

Sin duda una excelente presentación para recordar siempre.

Anuncios