Puenting en el río Chiche

Fue cerca de un mes que tuve que esperar para poder realizar este salto, ya que cuando lo iba a realizar hubo un temblor en la capital que afectó al puente, el encargado y yo, aunque dudoso, queríamos que se realice el salto, pero por disposición de un capitán del cuerpo de bomberos no me dejaron.

En fin, llegó el día y la hora de hacerlo, me colocaron el arnés y me dieron las indicaciones respectivas, tuve que pararme sobre una tabla al filo del puente mientras era observado por los curiosos y escuchaba los pitos de los carros que pasaban.  A esa altura y en esa ubicación, el cuerpo empieza a reaccionar de otra forma.

P1010150

El instructor me dijo que a la cuenta de cinco debería saltar, así que empezó, en el número cuatro le dije que repita, por que contaba muy rápido, nuevamente vino el conteo, esta vez con las manos arriba me dejé caer, fue una sensación bien hp, la adrenalina se me salía hasta por las orejas.

p2

Ya cuando me encontraba balanceando, la situación fue distinta, sentí alivio, paz y ganas de hacerlo de nuevo. El instructor con ayuda del otro colaborador unieron fuerzas para subirme al puente.  Como dato importante me comentaron que el puente está a un altura de cien metros, y que la cuerda tenía cuarenta y cinco metros.

Una prima que me acompañaba en ese momento, también iba a realizar el salto pero a última hora desistió de hacerlo.

Anuncios