De Piendamó a Cali

Como agradecimiento a Silvia y su familia decidí preparar algo ecuatoriano, locro de papas. Aunque fue un poco complicado encontrar algunos ingredientes, sobre todo achiote, ellos disfrutaron de la comida.

Nunca pensé visitar Piendamó pero una vez más pude disfrutar del buen corazón de la gente colombiana. Ya por la tarde me despedí de Silvia y le agradecí por toda la ayuda prestada.

Fueron casi tres horas para llegar a Cali, el ambiente me recordaba en algo a Guayaquil. En el terminal de la ciudad me comuniqué con Ramiro, quien me iba a ayudar con el hospedaje, ya con las coordenadas de su casa anotadas me dirigí en bus hacia su casa.

Sin mayor problema nos encontramos, en pocos minutos fuimos a ver a otras chicas que también se quedarían con él, Tasha de USA y su amiga de Bogotá. Cuando llegamos al departamento tuvimos una agradable conversación.

Con Cristóbal un francés que también estaba siendo hospedado por Ramiro eramos cinco personas.

Por la noche salimos al último día de la feria de Cali, allá nos encontramos con otro grupo grande de viajeros.

DSC02788

DSC02826

DSC02830

Ramiro, mi anfitrión.

Anuncios