Último día en el Yasuní

Nos levantamos temprano nuevamente, fuimos a ver a tres monos aulladores que estaban descansando sobre un árbol. Volvimos para desayunar y dirigirnos a  otro lugar para una caminata.

P1000918

P1000919

Esta vez nos encontramos con otro tipo de árboles, pero lo mejor fue que probamos un coco pequeño que crece ahí. También comimos un fruto llamado morete, su sabor no era dulce, pero a la final en caso de tener hambre ya sabíamos que era comestible.

P1000926

P1000923

Llegamos hasta un árbol cargado de bastante fruto, este se llamaba mil pesos. Don Guillermo nos contó que para comerlo primero había que hervirlos quitarles la piel y hacer como un jugo. Llevamos dos fundas llenas para probar en su casa.

P1000924

Por una parte del camino encontramos cartuchos de escopeta, fue lamentable saber que los cazadores entran como Pedro en su casa, y sobre todo en las narices de los guardias del parque. Esto lo pudimos comprobar cuando ya salíamos del Yasuní.

P1000931

Horas después mientras regresábamos para almorzar vimos a un caimán grande pero este se sumergió rápidamente. Una vez que ya comimos y teníamos el estomago lleno, descansamos brevemente y empezamos a recoger todas las cosas y embarcarlas en el bote.

En el trayecto de regreso a Nuevo Rocafuerte nos encontramos con unas tortugas charapas que estaban sobre un tronco en el río, también vimos monos y aves.

P1000933

Antes de entrar al río Napo convencimos a Don Guillermo para subir donde estaban los hitos de Ecuador y Perú, ahí aprovechamos para sacar algunas fotos.

P1000937

 P1000939

P1000941

P1000943

Regresamos al bote y pasamos al frente del destacamento peruano. Luego de eso paramos en el puesto de control ecuatoriano.

P1000947

P1000948

Paramos un rato cerca de una tienda para tomar unas colas y comprar los boletos para regresar al Coca al día siguiente.

Cuando ya llegamos a la casa de Don Guillermo, y habíamos desembarcado las cosas. Tomamos unas cervezas cerca de las hamacas que él tenía.

P1000950

Por la noche después de merendar, la familia quiteña quería ver arañas. Don Guillermo dijo que no había problema. En la parte trasera de su casa, en un árbol habían tres tarántulas. Lastimosamente no las podíamos topar.

P1000952

Escuchamos un sonido particular desde hace algún tiempo, fuimos a ver y se trataba de un sapo color verde claro con ojos rojos que estaba cantando sobre un árbol.

P1000953

Más tarde arregle mi maleta para tener todo listo al día siguiente.

Anuncios