De Guayaquil a La Paz

Cuando planee este viaje tenía en mente hacer varias cosas y sobre todo visitar nuevos lugares, pero debido a una serie de acontecimientos inesperados esto cambió.

Primero salí del terminal terrestre de Guayaquil con destino a Piura ya que para los buses que iban directo a Lima había que comprar boletos con anticipación.

Estuve por la mañana en Piura. Intente conseguir pasajes en el mismo terminal donde había llegado y en otros que quedaban cerca pero me decían que no tenían y aquellas compañías que iban salían a las cuatro y cinco de la tarde.

No quería quedarme ahí esperando varias horas asi que decidí ir hasta Chiclayo, pero antes de eso fui a cambiar dólares a soles.

Fui a una compañía de buses donde conseguí un pasaje hasta Chiclayo, El viaje duró alrededor de tres horas. Cuando llegamos me fije que el mismo bus se dirigía a Trujillo, así que me quede ahí, claro está que debía pagar otro pasaje.

Llegué a Trujillo cerca de las siete y media de la noche, Inmediatamente fui a buscar a ver si podía conseguir un boleto a Lima, en algunas empresas de buses los boletos estaban agotados pero pude conseguir un carro para las ocho de la noche hacia Lima.

Llegué a la capital peruana a la mañana siguiente, encontrar boletos hacia Arequipa o  Desaguadero fue casi imposible debido a que se acercaba la navidad y había un gran  movimiento de personas.

Nuevamente me tocaría hacer transbordo. Primero tendría que ir hasta Ica, después pasar por Nazca y finalmente a Chala, lugar donde pude con suerte conseguir que me llevaran, aunque debí viajar sentado en un balde.

Casi a una hora y media de llegar a Arequipa y por la mañana el bus tuve una falla mecánica, estuvimos esperando casi dos horas hasta que nos embarcaran en otro carro.

Ya en Arequipa tome un bus hacia Tacna, pues debía hacer algo por allá. Por la noche salí de Tacna hacia Desaguadero. Como llegué a la madrugada y la frontera estaba cerrada tuve que pasar en una pensión y dormir un poco.

Cuando ya salí de Perú y pase al lado boliviano, fui a buscar las furgonetas que iban hasta La Paz. El viaje duró cerca de dos horas.

Tal vez fue mi error haberme bajado en Chacaltaya y confiar en una persona extraña ya que en ese lugar me robaron todo mi dinero, solo me dejaron con mis maletas de ropa, unos cuantos pesos bolivianos y por suerte mis documentos.

Con el poco dinero que tuve me comunique con mi familia para pedirles que me envíen dinero. Por cosas de la vida tome una furgoneta la cual me dejo cerca de una estación de policía, ahí aproveche y deje la denuncia.

Gracias a un sargento que me prestó dinero pude pasar la noche en un hostal.

Anuncios