De Iquique a La Paz

Salí del terminal de Iquique con destino a Arica a las 00:30, el pasaje tuvo un costo de cinco mil pesos chilenos. Ese día el bus salió casi vacío pero en el camino recogió algunos pasajeros.

Llegue a Arica cerca de las 5:15 am, para ir a la frontera tenía que dirigirme a otra terminal que estaba junto a la principal. Aún era temprano y considerando que habían dos horas de diferencia en Perú, decidí esperar.

Después fui a comprar un boleto para ir hasta Tacna en Perú, este bus pasaría por los puestos de migración chileno y peruano.

Tuve que esperar un poco para sellar la salida y entrada a ambos países ya que había un cantidad considerable de personas en la frontera.

Una vez listo seguimos hasta Tacna. Cuando llegue cambié los últimos pesos chilenos a soles, y después de eso me dirigí al terminal de donde salían los buses a Desaguadero.

IMG_0549

El viaje a La Paz lo podía hacer directo desde Iquique, pero la decisión de visitar Bolivia la tome en el último minuto, debido a ciertos asuntos.

Tuve suerte en conseguir un boleto (S/. 20) a Desaguadero ya que el bus estaba a punto de salir. Ese viaje duró alrededor de nueve horas y media (8:35 am – 5:00 pm), debido a que en una parte del camino debimos detenernos por unos camiones que no avanzaban.

IMG_0550

IMG_0552

IMG_0551

Una vez que llegué cogí una mototaxi hasta la frontera, cambie dólares a bolivianos ($1 – Bs 692) y sellé la salida de Perú y también la entrada a Bolivia.

IMG_0557

IMG_0560

IMG_0563

Unas dos cuadras adelante se encontraban las furgonetas que salían a La Paz (Bs 15). Llegue alrededor de las ocho de la noche, mi intención era salir ese mismo día hacia Uyuni pero falle al bajarme en el cementerio. Después de preguntar me dijeron que debía ir al terminal, así que eso hice.

Cuando llegue fui a un puesto que vendía boletos a Uyuni, primero pregunte por el precio pero antes de comprar necesitaba ir al baño. Al regresar encontré la oficina cerrada.

Pensé pasar una noche y después salir en la mañana, así que empecé a buscar lugares alrededor. Los que encontré eran un poco caros, por lo que pensé dormir en el terminal. Cerca de las once de la noche observe que las pocas personas que quedaban salían del lugar, al parecer ese terminal no abría las veinticuatro horas.

Tuve que salir y buscar nuevamente. Cerca de un lugar me encontré con tres viajeros chilenos, les pregunte por un lugar para dormir y dijeron que aún no conseguían. Fui con ellos a averiguar en los otros lugares que quedaban.

Llegamos a un hotel pero el precio era algo elevado, así que salimos. Sin embargo la persona que atendía se acercó a nosotros y nos hizo una buena propuesta, pasar la noche en su casa por quince bolivianos cada uno.

A pesar de que en cierto momento tuvimos un poco de desconfianza fuimos a su casa. Cogimos un taxi y nos bajamos en medio de la carretera cerca de unas montañas, cuando empezamos a caminar por una colina en plena oscuridad, me puse pilas. Sin embargo al llegar a la casa creo que todos estuvimos más tranquilos.

Cristóbal, nos comentó que no era la primera vez que hacía esto, aseguraba que había recibido bastantes viajeros en su casa.  Para calmar un poco el frío y mal de altura nos ofreció una infusión de coca.

Pasamos conversando con él un buen rato hasta que nos enseñó el lugar donde pasaríamos la noche.

Anuncios