De Ica a Guayaquil

No tenía muy claro como llegué al dormitorio en la madrugada pero lo importante es que estaba bien, aunque con un poco de resaca.

Al mirar el reloj estuve desconcertado, eran ya las 12:00 pm, mala noticia ya que había planificado dejar Huacachina y dirigirme a Lima a las 7:00 am.

Me levante rápido para tomar una ducha, desayunar y arreglar la maleta.

Al dejar el hostal me encontré con Emma y Michael con quienes intercambié correos. Salí en taxi hasta el centro para cambiar dólares a soles en una plaza y almorzar después.

En ese momento me encontraba en estado zombie asi que el almuerzo fue de gran ayuda para recuperar energías.

Conseguí un boleto para Lima pero debía esperar un poco para salir. Dos horas después de haber partido el bus tuvo una avería y tuvimos que esperar cerca de una hora y media para hacer transbordo.

Mas tarde en la noche finalmente llegué a Lima. Todos los boletos a Tumbes y Máncora estaban agotados, lo único que conseguí fue a Sullana.

Saqué un poco de dinero del cajero y esperé hasta que saliera el bus.

Al otro día ya en Sullana me encontré con que no habían buses para Tumbes. En ese momento me acompañaba una ecuatoriana que también viajaba de regreso.

Un tipo nos recomendó un taxi compartido aunque costaba un poco mas que el bus.

Al llegar a la oficina de taxis el lugar estaba vacío, esperamos hasta poder salir.

En el auto viajamos siete personas. Casi tres horas mas tarde llegamos a Aguas Verdes. Cambie los últimos soles que tenía y crucé a Huaquillas.

Por esa fecha había feriado en Ecuador así que me encontré con la oficina de migración repleta de gente. Horas después sellé la salida de Perú y el ingreso a Ecuador.

Para regresar a Huaquillas compartí el taxi con unos peruanos que debían ir a Quito.

A esa hora ya no habían boletos a Guayaquil, debí esperar hasta que el primer bus de las 2:30 am saliera.

Finalmente llegué al terminal de Guayaquil a las 6:00 am.

Anuncios