De Nuevo Rocafuerte a Quito

Cuando ya teníamos todo listo, nos despedimos de Don Guillermo y su esposa. El nos acompaño en su bote hasta donde salían las lanchas.

Llegamos a Nuevo Rocafuerte en la tarde. Cuando ya nos desembarcamos me despedí de la familia quiteña. Enseguida fui a buscar un bus que me llevara al terminal, pero no pasaba ninguno. Decidí tomar un taxi.

Una vez en el terminal busque pasajes para Quito pero salían por la noche, No quise esperar asi que compre un boleto hasta Tena, no iría hasta allá precisamente.

Después de casi tres horas de viaje me baje por un desvío. Estuve esperando algún tiempo pero no pasaba ningún bus para Quito.

Considere hacer dedo y en caso de no conseguir un bus pasar la noche en Baeza, pero para mi suerte un camión de la Pilsener paró, el camionero dijo “a Quito”.

Sin pensarlo dos veces me subí. Converse con el  a lo largo del camino, entre las cosas que me comentaba fue que ya había recorrido casi todo el Ecuador debido a su trabajo.

Paramos por un lugar para tomar café y comer unas buenas tortillas.

Después seguimos, me dijo que el no entraba a Quito pero que yo podía quedarme por la y de Pifo, que ahí podría coger un bus sin problema.

Así fue, me quedé en la y de Pifo, pero no pasaba ni un bus, de los dos o tres que vi no pararon. Pare un taxi y le pregunte cuanto me cobraba una carrera hasta el norte de Quito, me dijo que $30. Le dije gracias y pare a otro, este pedía un poco menos, pero aun así no me alcanzaba.

Me recomendó ir hasta el nuevo aeropuerto de Tababela, que al parecer no estaba muy lejos, y ahí tomar unos buses que iban al antiguo aeropuerto en el norte.

Entonces fui con él pero por un precio muchísimo menor a lo que me hubiera costado ir hasta el norte.

Justo cuando llegamos había un bus que estaba a punto de salir. Me baje corriendo y fui a cogerlo.

De lo cansado que estaba me quede dormido y desperté en el antiguo aeropuerto, salí y tome un taxi que me pudiera llevar a mi destino final por ese día.

Anuncios